Hablemos claro: ¿practica Barcelona una especie de limpieza social? / I


Del mismo modo en que los delincuentes más espeluznantes se escondieron a veces tras una cara angelical, ocurre a menudo que ideas objetivamente perniciosas habitan en propuestas de apariencia tan edulcorada como un cupcake. Hace tiempo que se ha instalado un plafón donde antes estuviese el Centre Obert de Barcelona que reza así: "Fem nostre l'espai de la Model". Los que conocen el medio penitenciario saben que esa es una expresión perversa: los presos preventivos, la rehabilitación de los penados y la ejecución penal en general no forman parte de nuestro espacio. No los queremos en la ciudad. Esa expresión es perversa porque el anuncio se hace sobre el lugar donde antes estuviese instalado un establecimiento -el CP Obert-, que llevaba a cabo una tarea importante en el tratamiento de condenados especialmente difíciles de rehabilitar. ¿Se destruyó el Centre Obert para que Trias se pudiese hacer una foto electoral con la excavadora? ¿Qué víctimas empedraron el camino de su candidatura a la alcaldía? Los presos del Centre Obert destruido fueron recolocados en una sección abierta dentro de la Modelo: ¡un centro penitenciario dentro de otro! El Equipo de Tratamiento especializado fue desconfigurado y la pérdida de eficacia rehabilitadora, por desgracia, se plasmará en estadística sobre reincidencia en el delito dentro de algún tiempo.

Mal parados salieron de todo esto también los presos de segundo grado de la Modelo que disfrutaban de un beneficio penitenciario conocido como "comida familiar". Los internos del derruido Centre Obert ocuparon en el interior de la Modelo el espacio donde, sábados y domingos, los presos de segundo grado podían comer con sus mujeres e hijos y pasar una sobremesa de unas horas como una familia normal. Las comidas familiares fueron suspendidas sine die. Constituían un recurso muy valioso en el ámbito de la prisión provisional pues, no lo olvidemos, los presos no están condenados y es necesario utilizar cualquier tipo de mecanismo para atacar el desarraigo mientras se aclara si deben ser enjuiciados o, por el contrario, puestos en libertad. Balance desastroso. Se destruyó un equipo humano especializado en régimen abierto. Se encerró más a presos de régimen abierto. Muchos presos de la Modelo perdieron un recurso de arraigo familiar y social. Todo el mundo perdió, incluido Trias que ya no es alcalde de Barcelona. Pero ahí tenemos nuestro plafón.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square