¿De qué presos hablamos?

Los presos preventivos no han sido condenados. Siempre se les ha garantizado la máxima cercanía a sus familiares y a la asistencia de los profesionales y el voluntariado. Por eso siempre han estado en la ciudad.