Justícia vacía la Modelo mediante conducciones exprés



La Plataforma Zona Franca ha realizado un estudio sobre las conducciones de presos que se han realizado desde el centro de preventivos de Barcelona, la Modelo, a otros centros de Cataluña en la última quincena de enero de 2017. La observación de los datos arroja resultados muy preocupantes. Recordemos que la Modelo es un centro destinado a la prisión provisional, es decir, a presos que no están condenados. Su cierre no lo cuestiona nadie, ni siquiera los trabajadores que han tenido que padecer en la última década las consecuencias de la falta total de inversión en el mantenimiento del centro.

Sin embargo, a comienzos de 2017 el Departament de Justícia dejó traslucir que no se iba a construir el centro de sustitución de Zona Franca y que los presos se repartirían entre los huecos o vacantes existentes en los penales. Los profesionales del ámbito de preventivos, bien desde Plataforma Zona Franca, bien desde diferentes colegios profesionales, como el ICAB, han advertido de los peligros que encierra este experimento.

Las conducciones exprés en datos

En la última quincena del mes de enero han sido conducidos unos 72 presos y casi el 60% de estas conducciones presentan deficiencias en la situación y condiciones de los presos afectados.

Una cuarta parte de estas conducciones fueron del mismo tipo que la que provocó la lesión de dos trabajadores en el día de ayer: al interno se le había señalado un centro de cumplimiento y, en el último momento, se cambió por otro centro distinto. El perfil del preventivo afectado por este modo de funcionar, tan irregular y falto de garantías, es el de un interno con escaso arraigo familiar que es destinado en el último momento al CP Ponent, en Lleida.

Vicisitudes de los presos conducidos Las irregularidades, como decimos, afectan a más del 50% de las conducciones y suponen un modo de proceder que no tiene precedente en la práctica de la Administración penitenciaria. En detalle, las deficiencias que se observan son de cuatro tipos: Conducciones sin que el interno tenga propuesta de clasificación. Esta propuesta de clasificación inicial la lleva a cabo el Equipo de Tratamiento de la Modelo. Hay que poner el acento, para aquellos que no conocen el medio, en que la propuesta para ser clasificado en uno de los tres grados (1º, 2º o 3º) parte del propio centro, la Dirección General acepta la propuesta -o no- y el resultado final se notifica al interno. Su traslado a un penal se planea con tiempo suficiente para incluir todo tipo de garantías y recursos. La importancia de que sea el propio centro, que conoce el trabajo y el comportamiento del preso, es crucial para que se proceda con justicia y ecuanimidad, una de las mayores garantías para quien se encuentra a la espera del grado. Conducciones sin resolución de la Dirección General. Afectan a internos que son preventivos y tienen propuesta de clasificación, pero no resolución de la Dirección General. Conducciones con resolución pero sin notificación. Es el caso de aquellos reclusos que tienen resolución pero a quienes no se ha notificado nada, o se les ha notificado apenas el día anterior. En los dos últimos supuestos, se está conculcando el derecho a expresar una queja o un recurso contra el acto del equipo de tratamiento, especialmente relevante si el error o el cambio de última hora afecta al centro de destino. Conducciones en cadena. En este apartado encontramos los casos de aquellos internos que ya están condenados y clasificados, pero que son trasladados sin tener en cuenta que, en breve, tienen citas pendientes con centros hospitalarios o que están incursos en procesos de expulsión del territorio nacional, motivo por el cual tendrán que ser conducidos de retorno en unos días a la ciudad de Barcelona.


Las consecuencias sobre personas privadas de libertad Queremos hacer notar que estas conducciones exprés tienen un efecto particularmente perverso sobre la esfera familiar y emocional del recluso: la suspensión de multitud de comunicaciones entre los internos afectados y sus familias. La orden de conducción se comunica, por razones de seguridad, la noche anterior. A lo largo de la quincena mencionada y durante todo el tiempo en que se mantengan estas prácticas, numerosas familias que provienen de Reino Unido, Francia, Marruecos, Dinamarca o cualquier punto del mundo, se van a presentar en la Modelo para recibir la noticia de que el preso con quien tenían una visita concertada ya no está presente. Señalamos las consecuencias sobre las familias por ser las más dramáticas, pero hay que añadir a la lista de quienes acuden en busca de un preso que ya no está a los abogados, peritos, notarios, voluntarios y asociaciones de ayuda y un largo etcétera.


Del resto de las conducciones, algo más del 40 %, la mitad se organizaron para diligencias o salidas programadas y la otra mitad se realizaron respetando los mínimos preceptivos en la clasificación.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square